Psicólogo online | d'Harcourt Psicología

Tu Psicólogo Online responde

Consultas

Discusiones en las que perdemos el control.

"Me gustaría saber que puedo hacer en mi situación, me siento completamente perdida y desorientada. Mi marido y yo llevamos más de diez años juntos, nos queremos y entendemos pero mi marido lleva unos dos años con un caracter insoportable por culpa del trabajo ya que ha tenido muy mala suerte y se está convirtiendo en una persona gruñona e irascible, de una tonteria hace un mundo, grita, golpea las cosas, incluso me insulta, no sé como ayudarle y lo que más me preocupa es que nuestros dos hijos a veces lo presencian y se asustan".

Silvia.

Hola Silvia,

Entiendo que te encuentras en una situación complicada ya que a quien te refieres es a tu marido y probablemente sea una de las personas más importantes de tu vida. Dices que su caracter ha ido variando desde hace aproximadamente dos años y eso es alentador porque indica que antes no era así. Seguramente tienes razón cuando dices que está así por "culpa" del trabajo, aunque me gustaría matizar que el trabajo habrá influido negativamente en él por las circunstancias que ha vivido, sin embargo, la responsabilidad de su malestar o de su mal comportamiento es suya y solo suya. Su mal genio, sus gritos, los insultos o golpes son aunque "inconscientemente", su forma de descargar y canalizar su ira.

Por tu parte sería conveniente que no permitieses esas situaciones de agresividad y menos aún en presencia de vuestros hijos ya que sois su modelo principal de referencia y pudieran aprender comportamientos y/o actitudes muy negativas. Entiendo que quieras manifestarle tu apoyo incondicional y tu cariño pero quizás la mejor forma de ayudarle es hacerle entender que tiene un problema y que cuanto antes ponga remedio, mejor. Muestrate comprensiva y afectuosa pero a la vez firme, dejándole claro que no permites faltas de respeto y recomiéndale la posibilidad de buscar ayuda profesional para que pueda aprender otra manera de interpretar o reaccionar ante los problemas laborales o de cualquier otro tipo, haciéndole entender que esta situación no puede seguir así por el bien de vuestra familia.

¡Ánimo! y un saludo.

Quiero dejar de fumar.

"Envío mi pregunta con la intención de que me ayuden en mi nuevo propósito de dejar de fumar. Estoy convencido de mi decisión, sin embargo, tengo algunas dudas: ¿Cómo empiezo?, ¿necesitaré la ayuda de un profesional?, ¿será un proceso tan difícil que me resultará insoportable?, ¿siempre se engorda?"

Muchas gracias por su ayuda y un saludo.

Sergio.

Querido Sergio,

Lo primero de todo felicitarte por tu decisión de dejar de fumar, precisamente lo más importante es querer hacerlo y como siempre se dice, querer es poder.

Dicho esto y contestando a tus preguntas, si es cierto que es un proceso que implica dificultad, debido a lo que comúnmente conocemos como "mono", tanto físico como psicológico, no solo a los cigarrillos en sí mismos sino también al propio hábito de fumar. Dejar de fumar no es sencillo, pero si otros lo han conseguido, tú también puedes.

Te recomiendo que empieces elaborando un plan personal de actuación: Pon una fecha exacta en el calendario para dejar de fumar, por ejemplo, en quince días o un mes, lo que tú necesites para mentalizarte. Elige el método que tu creas que conociéndote más te ayudará (dejarlo progresivamente, radicalmente, con ayuda de parches, chicles, cigarrillos electrónicos...etc. o directamente sin ayuda). Coméntale a tu médico de confianza que vas a dejar de fumar y que te oriente sobre la posibilidad de utilizar algún fármaco que pueda ayudarte en los momentos de abstinencia o ansiedad. En los días previos de "mentalización" realiza un registro tabáquico en el que quede constancia de: El día, la hora en la que fumas, lo que estabas haciendo, como te sentiste al fumar, qué situaciones te proporcionan más ganas de coger un cigarrillo, elabora planes alternativos a esos momentos (beber agua, dar un paseo, hacer ejercicio, llamar a un amigo...etc.), encuentra actividades o planes placenteros que puedan ocupar el lugar del tabaco, pide ayuda a tus familiares y amigos y sé consciente de que tener un resbalón, es humano y lógico, así que no te desanimes y sigue con tu reto personal. En cuanto a la posibilidad de engordar es cierto que puede ocurrir pero eso depende de ti. Es frecuente que muchas personas al dejar de fumar sientan más hambre, pero esa sensación es completamente subjetiva y se debe a la ansiedad que nos procura la abstinencia, en esos momentos sería conveniente controlar esos impulsos mediante conductas alternativas como beber agua o practicar ejercicio, teniendo en cuenta que si comemos entre horas es preferible recurrir a tentempiés como frutas, un pequeño puñado de frutos secos o una infusión. A pesar de ello, si aumentas tu peso algún kilo no te preocupes, podrás quitártelo con facilidad pasado un tiempo de adaptación.

Por otro lado, informarte de que la seguridad social pone a disposición de tod@s la posibilidad de recurrir a un tratamiento de deshabituación. Acudir a una terapia de grupo es muy efectivo en estos casos ya que conoces personas que comparten tu misma situación, miedos, abstinencia, tentaciones y eso proporciona un gran impulso de motivación. Puedes obtener más información en la web www.fundaciondelcorazon.com.

Espero haberte ayudado, gracias por confiar en d´Harcourt Psicología.

Un cordial saludo Sergio.